Saltar al contenido

Ruptura sin explicaciones – Qué es Ghosting?

Es la acción de desaparecer de una relación sentimental, y se trata de desaparecer literalmente, cortar todo contacto físico o virtual con una persona con la que se tenía una relación establecida. Todo esto sin un adiós, un porque, o nada, simplemente se fue, te bloquea en redes, no contesta llamadas, mensajes, correos, etc. Incomunicación total sin explicaciones.

Esta forma de rompimiento es conveniente para el que se va, pero es muy hiriente para el otro, afecta el autoestima, deja la sensación de irrespeto por las opiniones o sentimientos de la otra persona. También crea una sensación de incapacidad por no lograr una salida negociada y civilizada que explique cosas y sirva de punto final.

¿Porqué?

Algo que seguramente dará vueltas en la cabeza de la persona abandonada es el ¡Porqué¡. Y es que en la práctica, no está escrito en ninguna parte como deben iniciar las relaciones y mucho menos cual es la forma de terminarlas. No hay obligación para tener una última conversación, o enumerar las razones de una decisión, mucho menos estamos obligados a explicar por qué nuestros sentimientos cambiaron, y el corazón ya no late como al principio y se ha perdido la ilusión de estar al lado de alguien.

como recuperarse de un rompimiento

Pero dónde quedan la ética, el respeto moral y afectivo, la madurez y la valentía?. Si estos valores no vienen con las personas desde antes de conocerse, es decir, desde el nacimiento y la crianza, es probable que esta falencia sea una de las explicaciones más probables de este comportamiento. Nunca se cultivaron y desarrollaron estos valores tan importantes.

¿Qué sucede al pasar por una ruptura sin explicaciones?

La literatura sobre el tema del ghosting no es muy amplia, pero tenemos algunas pautas que son comunes en cualquier caso:

  • El primer momento es la incapacidad de asumir el final de la relación. Cuando no sabemos las razones, es probable que intentemos contactar o hablar con esta persona de alguna forma, concretar una cita, intercambiar mensajes, etc. Esto conlleva a un aumento de la ansiedad propia de estos momentos, se crea desesperación y se hace más difícil cerrar la tapa y continuar con la vida.
  • Otro sentimiento normal en estos casos es la culpa. Tratar de entender lo que posiblemente no tenga explicación, es un camino hacia la culpa. Sentirse abandonado o abandonada sin razón alguna y no tener las respuestas, nos hace sentir culpables.
  • Al igual que cualquier ruptura o pérdida también entraremos en un periodo de duelo. Sanar estas heridas puede ser un proceso lento, o en ocasiones nunca sanarán. Los sentimientos de soledad, rabia y rencor son comunes. Además de crear efectos a largo plazo por la desconfianza y el miedo de intentarlo nuevamente.

¿Cómo sobrellevar una ruptura sin explicaciones?

Por muy doloroso que fue y sigue siendo la partida de esa persona, debes comprender lo siguiente:

No es tu culpa

Dos cosas a tener claras, la primera es que no existe una ruptura sin motivos. La segunda, ¡No es tu culpa¡, No eres culpable de la incapacidad de la otra persona para expresar sus sentimientos con sinceridad y claridad. Es claro que esa persona no quiere solucionar lo que sea que haya pasado. Ten presente lo siguiente: “Mejor ahora que más adelante”, esto ocurriría de todas maneras, mientras más temprano ocurra es mejor para nosotros y nuestro proceso de recuperación.

Torturarse no es el camino

Darle vueltas al asunto por horas, días o meses, no te llevará a una salida. Tratar de encontrar y pensar en lo que se hizo bien o mal, lo que se dejó de hacer o lo que se hizo de más, creará un dolor innecesario. El fracaso nunca es responsabilidad de una sola persona y no hay motivo valedero para recordar cosas junto a esa persona, es muy posible que no sea culpa tuya, sino que la ruptura se deba a temas más personales de la otra persona, quien simplemente decidió no decirte.

Es el momento para evaluar y crecer

Siempre es bueno mantener presente en la vida, que cada proceso que se vive y se concluye, es una oportunidad para evaluar y reflexionar sobre uno mismo, las metas cumplidas y las proyecciones a futuro. La culminación de una relación amorosa, de la manera que haya sido, es también un buen momento para evaluar qué te dejó esa relación para tu vida, qué aprendiste, qué conductas quieres replicar en otras relaciones y qué otras no.

Recuerda que de la manera como asumas tus relaciones pasadas, dependerá en gran parte el éxito de tus relaciones futuras.