Saltar al contenido

Cuando hablamos de inteligencia emocional no solo hablamos de la forma como llevamos nuestras relaciones amorosas, la inteligencia emocional es algo que afecta cada aspecto de nuestra vida y la forma como nos comportamos en el ámbito social y personal.

La inteligencia emocional es la capacidad para gestionar las emociones, la forma como percibimos y entendemos nuestro entorno, las cosas que suceden y cómo reaccionamos hacia estos factores. Tener una buena inteligencia emocional es vital para tener una buena salud mental y tener un desarrollo social adecuado.

Como casi todas las cosas en la vida, desarrollar una buena inteligencia emocional también es algo que se puede aprender. Quizá piensas que eres capaz de darle el manejo adecuado a las emociones que crean las situaciones diarias, o puede ser que seas consciente que debes trabajar para mejorar algunos aspectos, o simplemente no sabes o no te preocupa este tema.

Sin importar el nivel en que se encuentre, o donde crea que se encuentre, cuando somos conscientes y sobretodo capaces de gestionar adecuadamente nuestras emociones, veremos una mejora sustancial en nuestra calidad de vida y será una herramienta realmente útil para nosotros y como nos desenvolvemos en cada entorno en el que pasemos nuestros días.

Si te interesa saber si eres emocionalmente inteligente, tenga en cuenta estos 4 factores clave, que las personas con estas características desarrolladas, tienen:

1. Pensar antes de actuar

Esta es una recomendación que seguramente hemos hecho o nos han hecho en algún momento de nuestra vida. Esto se nota especialmente en las situaciones donde tenemos diferencias con otras personas. Ser consciente de las posibles reacciones puede ser la diferencia entre crear un mal rato o un disgusto largo y tratar de encontrar puntos de encuentro o no dejar que las cosas trasciendan. 

Cuando somos conscientes de las reacciones, nos daremos cuenta de que la mayoría de ellas son intrascendentes y no vale la pena tomarse las cosas personales. Esto hará que no nos dejemos llevar por el enfado y terminemos en muchos casos ofendiendo al interlocutor.

Las emociones son catalizadores de información, esta información nos sirve para funcionar de forma personal y social, pero en ocasiones esta información nos agobia y nos hará reaccionar de formas que lamentaremos después.

2. Las situaciones difíciles son retos por superar

Una parte fundamental de una buena inteligencia emocional es la capacidad de detectar las emociones negativas que nosotros mismo generamos. Cuando usamos las emociones positivas y persistimos en esto, aunque las situaciones no sean favorables, es una evidencia clara de que tenemos una alta inteligencia emocional.

Un ejemplo de esto, es cuando en la universidad perdemos un examen importante, la actitud correcta y positiva ante esto sería, tomarlo como una lección y un reto para nosotros, trabajando en fortalecer las debilidades que esta evaluación evidenció. Una persona débil emocionalmente se llenará de angustia y de sentimientos de incapacidad, la cual terminará por generar bloqueos que simplemente profundizaran las cosas malas y harán que las cosas parezcan más difíciles de lo que realmente son.

3. Capacidad de cambiar las emociones

Como lo comente antes, esto también es un proceso de aprendizaje y entrenamiento. Nadie está exento de tener un mal día y que las emociones negativas hagan salir lo peor de nosotros. Pero cuando se tiene fortaleza emocional, la capacidad de controlar esos baches emocionales, será mucho mayor.

No podemos negar que el estrés y la ansiedad son procesos adaptativos con funciones necesarias para la vida, por eso la evolución las dejó allí. En niveles bajos de ansiedad por ejemplo, nuestro nivel de motivación y concentración pueden ser mejores, o en una situación de peligro, el estrés nos puede permitir ponernos a salvo.

El objetivo es ser capaz de canalizar nuestros niveles de ansiedad para que sea la situación que sea, tengamos posibilidad de lidiar con ella, disminuyendo la incertidumbre que un primer momento pudo generar.

Las personas emocionalmente inteligentes aprenden a mantener la ansiedad en niveles bajos o moderados, de tal manera que no se conviertan en bloqueos para actuar correctamente.

4. Póngase en los zapatos del otro

Cuando somos capaces de ir más allá de nuestra propia persona, es una señal de una saludable inteligencia emocional y madurez. Este punto se evidencia claramente en los puestos de trabajo donde se deben atender personas o clientes en una organización, lidiar con clientes enfadados o decepcionados no es para nada agradable, pero tener la capacidad de ponernos en los zapatos de la otra persona, permitirá generar una mejor comprensión y empatía con esta.

Este es tan importante que en la actualidad las empresas constantemente están trabajando en capacitar a sus empleados en estas habilidades, lo cual ha impactado positivamente el rendimiento y la productividad.

Lo importante en este punto, es que debemos enfocarnos tanto en la gestión como en la expresión de las emociones, con esto notaremos cambios importantes en todos los aspectos de nuestra vida.

Por último no debemos olvidar que los seres humanos tenemos la capacidad de mejorar las competencias cognitivas a lo largo de nuestra vida y como ya lo mencioné, estas son habilidades que se pueden desarrollar.

“Para que pensar en el pasado si nunca vas a estar ahí”.

Esta reflexión es más que apropiada y sintetiza todo, deja de comparar el pasado con el presente. Una de las cosas más difíciles para cualquiera de nosotros y que no se debe hacer después de una crisis o cambio importante, es comparar la forma de vida de antes con la actual.

el presente es mas feliz que el pasadoEstá bien y es en muchas ocasiones necesario realizar esta comparación mientras vivimos el duelo o asimilamos una gran pérdida. Cada uno de nosotros tiene ritmos diferentes y tiempos de sanación diferentes, es imposible forzar o acelerar el tiempo pues el dolor no trabaja con horarios o agendas. De todas maneras, una vez cumplido nuestro tiempo, la estabilidad regresa paulatinamente y debemos seguir adelante con nuestra vida. Por lo menos así debería funcionar.

Es una buena idea aprender de la historia, podemos conseguir buenas perspectivas acerca de cómo hacerlo mejor en el futuro mirando retrospectivamente. Pero si pensamos en círculos y nos quedamos atrapados en la trampa del pasado, no nos centramos en donde vamos y no podemos crear el futuro que queremos. De hecho, podemos crear lo que no queremos. Nos quedamos en las formas de pensamiento que se convierten en una mochila pesada de culpa y otras emociones negativas. El pasado pesa mucho cuando hay problemas no resueltos y tú eres quien paga ese precio.

La vida es como un túnel donde el presente es más gratificante que el pasado, no tendemos a estar en el pasado, crear y cumplir con el presente puede ayudar a la curación.

¿Cómo hacer esto?

Karen después de una crisis personal, se dio cuenta de que para avanzar, tuvo que redirigir sus pensamientos y sentimientos de la situación pasada que no es posible cambiar, con el fin de estar en paz ahora y construir el futuro. Después de un período comprensible de dolor, empezó a darse cuenta de que comparar constantemente el ahora con el pasado era perpetuar la depresión y el dolor profundo. A menudo, la intuición de su corazón le susurró: "Comparar constantemente  el pasado no es provechoso ahora. Es hora de usar esa energía para seguir adelante con su vida". Fue duro al principio, pero siendo honesto consigo mismo, sabía que era hora de dar un paso responsable hacia la reducción del costo emocional y la inercia de vivir en el pasado.

Nadie esperaría que seamos capaces de dejar de comparar el pasado con el presente durante la primera parte de la tristeza y la desesperación. Debe estar seguro con su propio tiempo, el tiempo que te tome. Algunas personas no experimentan sentimientos de pérdida, dolor o desesperación tan grandes como otros porque su situación es diferente. Para ellos, la primera parte podría ser mucho más corta, así que pueden optar por utilizar la práctica anterior en su proceso de recuperación emocional.

tristezaCon auto-compasión (No lástima) y paciencia, se debe hacer un compromiso auténtico de corazón, practica reconociendo algunos de los  pensamientos y sentimientos que estamos comparando con el pasado. A medida que se es consciente de estos lazos del pensamiento y la sensación de espiral hacia abajo de tu energía, entonces desde tu corazón acepta que es normal tener estos pensamientos y sentimientos. Sin embargo, La preocupación constante puede drenar y presionar tu espíritu, que es necesario en este momento para volver a estabilizar y avanzar.

Entonces, de una manera relajada y sin rechazo, elija concentrarse en algo que no cause tanto dolor y haga que la energía se pierda por el desagüe. Una técnica que ayuda a cambiar los pensamientos es cambiar la actividad que se está haciendo en el momento o cambiar de tema, por ejemplo si está hablando de lo feliz que eras en el pasado con alguien. También puedes reemplazar los pensamientos con el reconocimiento a alguien que te importa en tu presente.

Con la práctica, usted será capaz de reconocer los pensamientos y sentimientos y luego cambiar por algo que no te tire abajo y te deje con depresión. Cuando esto se hace desde el corazón, no se están reprimiendo sentimientos, se  están transformando.

parejaPrácticas como la anterior, son utilizadas por profesionales de la salud mental para ayudar a la gente a entrar a su sistema de coherencia de sentimientos, que es un estado óptimo en el cual el corazón, la mente y las emociones están operando en sincronización y equilibrado. Cuando las personas activan sus sentimientos para conseguir sincronía, tienen más capacidad de oír su intuición lo que les ayuda a guiarse para cambiar perspectivas, perdonar y liberar el pasado.

Un ejemplo claro de los que sucede es cuando hay rompimientos entre parejas y una de ellas continua enamorada. Es difícil no comparar a cada persona nueva con esa persona por la cual sentimos dolor. Toma mucho tiempo para aceptar que tal vez la vida tiene algo mas para nosotros y nos permitamos abrir los sentimientos nuevamente.

“Sentí que nunca tendría una relación así de importante jamás”.

Muchas personas terminan sintiendo así. Asumen que estaban en la relación con la única persona que es fuente de esos sentimientos. Es útil darse cuenta que es el sentimiento en nuestros corazones que se abre por el amor y que podemos experimentar esos sentimientos de nuevo. Nuestros sentimientos no son dependientes de una sola persona. Si pensamos así, estamos atrapados.

La auto-compasión y la paciencia, pueden surgir de las profundidades de tiempos los difíciles, especialmente si se conecta con la fuerza que proviene de la decisión firme de sus sentimientos con la  intención de seguir adelante. El primer paso para activar los sentimientos es teniendo compasión por ti mismo, con esto, se acelera la recuperación y la estabilización. Es importante que llegue desde el corazón, y no sólo de la mente para obtener el beneficio completo fisiológico y emocional.

Puede también se necesitar ayuda para volver a abrir tu corazón, si estás tratando de liberar el un pasado que fue traumático. Ser proactivo: cuando empiezas a crear el futuro, tu mente comienza a liberarse. Y entonces puedes hacer que pase.